Papa Francisco Evangelizar es hacer presente en el mundo el Reino de Dios


Vigilia de Adviento próximo 13 de Diciembre de 2018,Parroquia San Fernando de Maspalomas.



Te comunicamos que el próximo 13 de diciembre de 2018, festividad de Santa Lucía será la VIGILIA DE ADVIENTO en nuestra parroquia de San Fernando de Maspalomas, donde nos reuniremos en oración y reflexión para preparar la espera del Señor todos juntos y finalizaremos con el centro de nuestra vida cristiana la Santa Eucaristía.
Comenzaremos a las 18:30 hasta las 20:00 horas incluyendo la eucaristía.
¡ Están todos invitados !
























Vídeo imágenes Belén de Arena de Las Canteras 2018.




Pequeño vídeo donde podrán admirar el Belén de Arena de Las Canteras en Las Palmas de Gran Canaria,ya sabes sino lo puedes visitar aquí lo puedes contemplar en este vídeo.
Felicidades a la organización que desde hace años llevan con esta iniciativa y niños y mayores podemos ver una verdadera obra de arte en la arena.






















Los niños de catequesis le cantan al Adviento este 1º.Domingo de Adviento...


En este primer domingo de Adviento los niños de catequesis nos cantaron una bonita canción donde nos invitan a vivir y preparar la llegada de nuestro Salvador Jesús.
Tengamos presente en nuestras oraciones a nuestro niños de catequesis para que sigan descubriendo el amor que Dios les tiene y así tener buena semilla en el futuro.






Invitación al Adviento uniéndose los medios de comunicación de Parroquia de Agüimes y San Fernando de Maspalomas.




Los medios de comunicación de Parroquia de Agüimes y Parroquia San Fernando de Maspalomas se unen para enviar un mismo mensaje en este Adviento que comienza," Seguir la Estrella y así vivir el Adviento en tu parroquia,en tu comunidad "..
Tenemos que salir al encuentro del Señor y vivir el adviento de una forma diferente este año,donde de verdad sintamos a Jesús en nuestras familias,en el enfermo,en los jóvenes,en los ancianos...



La Milagrosa cincuenta años después...reseña de nuestro párroco Rvdo.D.Francisco González González.


Todos los años, el 27 de noviembre, se renueva el “milagro” de la medalla Milagrosa. Son muchos y muchas quienes deseamos que llegue, pues nos recuerdan tantas cosas…

En nuestra parroquia de San Fernando se celebra con toda solemnidad, ya que las Hijas de la Caridad y la Legión de María, se preocupan de todo, y preparan la celebración con todo detalle y de forma sencilla y animada. Es verdad que no es de las fiestas parroquiales que hagan llenar el templo, pero los y las que asisten a la misma, vienen buscando acercarse a María, la mujer, no de grandes milagros, sino la mujer de los pequeños detalles, como el de las bodas de Caná: “No tienen vino”, o, “Hagan lo que Él les diga”, o, “He aquí la esclava del Señor”, o “Hágase en mí según dices”. Pequeños, pequeñísimos detalles.

Ya en la homilía comenté, que todos podemos hacer milagros. No esos que corren por el mundo entero y asombran a tantos. No. Son esos pequeños detalles o milagros diarios que podemos hacer cuando nos miramos a los ojos, para perdonarnos, para amarnos, para comprendernos, para disculparnos, para valorarnos, para darnos la paz, para sentir la presencia del otro escuchándole. Esos son los milagros diarios que a veces no valoramos y que dan de sí y a entender que nos dejamos guiar por Ella, por la Milagrosa.


Particularmente quiero recordar y agradecer un acontecimiento que sigue marcando mis 50 años de sacerdote. Fue, precisamente, el 27 de noviembre de 1968. Habíamos celebrado la misa Don Francisco López (gran sacerdote y gran amigo; él decía de mí, como San Pablo, es “mi hijo”) y yo, en la capilla de la entonces Leprosería, hoy, el Dermatológico. Allí estaban las Hijas de la Caridad celebrando su día. Y por la tarde, salía, lloroso, desde la casa de mi hermana Generosa, en San José de las Palmas de Gran Canaria, rumbo a Lanzarote, a mi nuevo destino: Coadjutor de San Ginés, en Arrecife, y encargado de la parroquia, que acompañaría durante mis 10 primeros años de sacerdote, San José Obrero, Santa Coloma, por entonces, y Titerroy, hoy. Años vividos en plenitud por la juventud, 25 años, y por la novedad de ser los que haríamos la transición de sacerdotes mayores a jóvenes. Juventud, divino tesoro.

Pues doy las gracias al buen Padre Dios por vivir ayer y seguir celebrando este gran día, La Medalla Milagrosa, después de 50 años.

Felicidades, Hijas de la Caridad – Felicidades Legión de María – 

Felicidades parroquia de San Fernando.

¡¡ GRACIAS SEAN DADAS A DIOS Y A MARÍA!!