Reseña de las Fiestas de San Fernando 2018 por nuestro párroco Rvdo. Don Francisco González González.

Rvdo.D.Francisco González González
Párroco

En la vida, todo es cuestión de programarse, buscar unas metas y elegir un o unos caminos. Esto lo hacemos a nivel personal y cómo no, a nivel comunitario, o parroquial, como es nuestro caso, de la Parroquia de San Fernando de Maspalomas.

Se acercaban las fiestas de nuestro patrono San Fernando, y había que programar. La meta estaba clara, llegar al 30 de mayo y celebrar con toda solemnidad las fiestas, nuestras fiestas patronales. Y allá nos encaminamos programando.

Desde el jueves, día 24, se abrieron las puertas de ese recorrido, con la misa, el Pregón y la participación de la Escuela Municipal de Música, interpretando varias piezas musicales, concluyendo con el Himno a San Fernando, interpretado por la propia Banda Municipal, la Coral de San Fernando, y por supuesto por todo el pueblo, que, a rabiar, cantábamos al que “plantó tienda y casa en estas tierras del Sur, en Maspalomas”, San Fernando. Fueron unos momentos en los que nos sentíamos deseos de empezar a vivir las fiestas con esa alegría e ilusión.

Ya el viernes, 25, desde las 10:30 de la mañana, iban llegando los enfermos y mayores, que traídos por sus familias o cuidadores, desde los hogares o desde la Residencia de Mayores, no querían perderse ni la misa, ni la Unción de los Enfermos, que recibían llenos de mucha fe y confianza.

Fueron momentos emotivos ver a cada uno de lo/as enfermos y mayores, sentir, desde el corazón, ese deseo de curación y sanación que nos dan los sacramentos, tanto el de la Eucaristía como el de la Unción. Llenos de esa confianza la recibían.

Y el mismo viernes, por la tarde, desde la antigua ermita de San Fernando, y en el parque adjunto, allí compartimos lo antiguo y lo nuevo, en un lugar emblemático, donde, según la tradición, en esa pequeñita ermita, se celebraban por primera vez los sacramentos en la zona. Terminado el Santo Rosario, celebramos la Eucaristía, entre el ruido, que nadie se enteró, de los coches que por la carretera vieja o desde el patronato, iban y venían haciendo sus vidas, y nosotros la nuestra, o sea, vivir el momento extraordinario de la gente que querían celebrar gozosos la Eucaristía. Allí, entre cánticos y el afluir de la gente con sus ramos de flores, vivimos un rato inolvidable, dando gracias a Padre Dios, por la historia de nuestros antepasados y por la fuerza de los presentes, a seguir haciendo historia y legársela a los que nos sucedan.

La tarde del sábado, una vez concluida la Eucaristía, esperamos, no sin preocupación y paciencia, la llegada de la Romería, que se retrasó más de  la cuenta. Pero allí estábamos, esperando que llegaran trayendo las ofrendas que serían destinadas a los más pobres y necesitados. No es que fueran muchas y abundantes, sino cargadas de cariño y generosidad.



Y para rematar, la meta: Día 30.
 Es verdad que se celebraba el Día de Canarias, pero antes de eso, muchos años antes, ya se celebraba San Fernando. Y a él dedicamos todo nuestro empeño y fervor. Fue una celebración conscientemente preparada, desde todos los grupos de la parroquia, lo cual se hizo presente en las ofrendas que presentaron, todos los grupos en el momento de las ofrendas.

Unos ocho sacerdotes, compañeros y amigos, se hicieron presentes para la concelebración, siendo presidida por el joven sacerdote y Director Espiritual del Seminario Diocesano de Canarias, Rvdo. D. Juan Carlos Arencibia. Desde su sencillez, hizo una homilía muy cercana y vivencial, que a todos nos llegó, pues nos invitaba a buscar al Señor, como lo hizo San Fernando.
El templo, a rebosar, con la presencia de niños, jóvenes y mayores, además de las Autoridades de nuestro Iltre. Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, con su Alcalde, al frente.


Terminada la misa, hicimos el recorrido, en procesión con las imágenes de La Virgen del Carmen y la del Patrono San Fernando.






Quiero agradecer a tantos y tantas personas que desde su propia responsabilidad pusieron el granito de arena, no para hacer las Dunas, pero sí para construir una comunidad viva, que sabe expresar momentos de alegría compartida, como lo han sido todos los actos y de forma especial, la Eucaristía Solemne, del día de la fiesta.

Por su puesto que quiero agradecer a todos los medios de comunicación, y de forma especial, a nuestra Página Web, que por el empeño, tesón e ilusión, semana tras semana, van aportándonos todo aquello que nos ayuda a ser más cristianos y crecer en la fe. Ahí está el coordinador de la página, Carmelo Guerra, que desde la Villa de Agüimes, se vuelca en tener al día la página; a Sonia Medina, que ha servido y hecho de reportera en todos los actos y preparando los powers de las canciones y a todos los que la leen diariamente y nos siguen animando.

¡¡¡DEMOS GLORIA Y GRACIAS A NUESTRO PADRE DIOS!!!