Llegan las fiestas de San Fernando Preparemos nuestra casa.


(Haciendo click en la imagen podrán ver imágenes del momento)

Recordando las costumbres de nuestros pueblos, cuando llegaban las fiestas del patrono, se pintaban las casas, se arreglaban y adornaban las calles, se hacían verbenas, se estrenaba traje o zapatos, etc. etc. Pues así nos pusimos de acuerdo los feligreses de la parroquia de San Fernando de Maspalomas. Pues, como “Fuenteovejuna, todos a una”, así lo propusimos y así lo realizamos, felizmente.

Desde el fin de semana 18-19 de mayo, en todas las misas, se fue anunciando la propuesta para el día 21, martes, por la tarde, de 16:00 a 18:30, con el “bocadillo de pascua”, incluido. Y quienes quisimos o pudimos, allí estábamos, cepillo, paños, fregonas, cubos y demás utensilios de limpieza, en ristre, dispuestos al ZAFARRANCHO DE LIMPIEZA de nuestra casa común, nuestro Templo de San Fernando. Se veían los rostros y caras de alegría, pues desde la libertad, sin forzar a nadie, cada uno, cada una, poníamos lo mejor que de nosotros podemos dar: el corazón. Y cuando se pone el corazón, no se mira ni el número ni la cantidad, solo la disponibilidad.

Cada una de las personas que nos reunimos, unas 30, orientadas por Manoli o por quienes en su momento formaban el grupo de Acogida, dando cepillazos, fregonazos, subidos a las imágenes de los santos, en los altares, en la capilla del Santísimo o el baptisterio, o en el coro, o en los salones y escaleras, o en la fachada, cada uno iba aportando su granito de Arena. ¿En bien de quién y para que nos dieran las felicidades? Noooo. Era, PARA EL SEÑOR y la comunidad parroquial y quienes nos visitan. Radiantes todos, y radiante el templo, quedó perfumado para el Señor, con el buen olor y perfume de la buena voluntad de los que prestaron su tiempo y voluntad.

Una vez terminada la limpieza, lo mejor que pudimos hacerlo, unas almas y unos corazones generosos, algunos no precisamente de nuestra parroquia, aportaron ricos bocatas de chorizos de Teror, de jamón y queso, de tortillas de papas, y unos refrescos, y así fue alimento de recompensa a una labor compartida y entregada en bien de todos. Parecía realizarse lo de los primeros cristianos… “ponían todo en común” (Hc 4,32).

En nombre de la parroquia, en nombre del Señor, de quienes nos visitan, en el nombre de San Fernando y la gente de buena voluntad, GRACIAS. Y lo más bonito… “Lo que tu mano izquierda hace, que no lo sepa la derecha” (Mt. 6,3)
DEMOS GRACIAS A DIOS

Francisco González González
Párroco de San Fernando de Maspalomas y San José en Fataga.