Oración del IV domingo de Pascua y Canción a Jesús el Buen Pastor.

¡GRACIAS, PASTOR BUENO!

Porque en tus hombros recoges

lo bueno y lo mezquino de mi vida;

porque cargas sobre ti la pobreza de mis intentos

y los fracasos de mis incumplidas palabras;
porque frente a senderos que me llevan al desconcierto
pusiste ante mis ojos caminos que me enseñan
la alegría y la vida, la generosidad y la esperanza.


¡GRACIAS, PASTOR BUENO!

Porque sigo teniéndote como amigo que nunca falla,

como el Dios que siempre espera,

como el Señor que me conduce, en mi inconsciencia habitual,
hacia prados donde nunca es invierno,
hacia fuentes que sacian mi sed,
hacia pastos que tienen germen de cielo.

¡GRACIAS, PASTOR BUENO!

Porque llevas mi nombre escrito en la palma de tu mano.

Ayúdame a descubrir la gratuidad de tu amor,

la entrega generosa, el don de vida que se regala.
Quiero compartir tu sueño de construir un mundo justo,
donde haya pan para todos
y donde la libertad ilumine la vida de todo ser humano.


¡GRACIAS, PASTOR BUENO!

Porque pasaste haciendo el bien,

viviendo la misericordia en la atención a los enfermos,

la inquietud en la búsqueda de los marginados,
la justicia en la denuncia de las injusticias,
la confianza en la apertura al Dios de la vida,
la delicadeza en la enseñanza a tus discípulos,
el gozo en el anuncio de un Reino para todos.
Dame tu Espíritu, Señor,
para seguirte como familia de tu misma familia,
para imitar tu entrega generosa,
para vivir ilusionado el camino que conduce al amor.
¡GRACIAS, PASTOR BUENO!
Isidro Lozano
Preciosa canción que tiene muchos años de compuesta pero que nos describe muy bien quien es el verdadero Buen Pastor...