Reseña e imágenes de la eucaristía con enfermos y personas mayores 2019.

Haciendo click en la imagen superior podrán ver todas las imágenes.

                … Y el Señor se acercó a ellos


Siempre fueron los privilegiados de Jesús. Tanto es así, que se expresaba diciendo: “Lo que le hagan a uno de éstos, mis hermanos pequeños, a MÍ me lo hacen” (Mt. 25, 40) .
Fue el día 24 de mayo de 2019, once de la mañana. Desde sus domicilios y ayudados por familiares, desde el Centro de Día ayudados por los auxiliares y responsables, o por su propio pie, en nuestro templo de San Fernando vivimos una jornada de gozo, de esperanza y confianza. Un gran número de personas mayores, enfermos y acompañantes, celebramos, en Eucaristía y deseosos de recibir la Unción de los Enfermos, este hermoso encuentro. Como quien va a la fuente, como el peregrino que en el desierto se encuentra un oasis refrescante, así vinieron y estuvimos todos.

Ya el apóstol Santiago, (Sant. 5, 4) nos lo recuerda: “¿Está alguno de ustedes enfermos? Llamen al sacerdote, recen con él, y les unja con el óleo santo”. El Sacramento de la Unción de los enfermos no es para la muerte, sino para la enfermedad. Debe ser recibido cuando la persona está en peligro de muerte por enfermedad o vejez. Y no precisamente para cuando ya ha perdido la razón. Es un Sacramento de vivos, no de muertos. 



A cada enfermo o persona mayor, el sacerdote le ungía en su frente diciendo: “Por esta Santa Unción, y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor, con la gracia y fuerza del Espíritu Santo. Y cada uno que la recibía, respondía creyentemente: AMÉN.

Quiero destacar la cara de alegría y de verdadera fiesta manifestada en los rostros de todos, pero especialmente de los enfermos y ancianos, que desde sus sillas de rueda, con sus taca – taca, con sus muletas o sin ellas, se acercaban gozosos a recibirla, junto, luego, con la Eucaristía. Es la fuerza del Sacramento y la fe del cristiano.
Doy gracias a Padre Dios por este gran momento


Francisco González González.
Párroco de San Fernando de Maspalomas y San José de Fataga.

GRACIAS SEAN DADAS AL PADRE BUENO