Vídeo animado Día de Todos los Santos y Oración propia del día.

Las Bienaventuranzas.





Oración en el Día de Todos los Santos.


¡GRACIAS PORQUE, SIENDO SANTOS, SOIS DE LOS NUESTROS!
No nacisteis ni vivisteis permanentemente en el cielo,
sino que con los pies en la tierra fuisteis capaces de construir el cielo.
Gracias, por ser de los nuestros:
de carne y hueso, como nosotros,
inclinados al llanto y a la esperanza, como nosotros,
caminantes por los senderos del mundo, como nosotros,
ávidos de vida y de plenitud, como nosotros…
Gracias, porque apostasteis fuerte por Dios.

¡GRACIAS PORQUE, SIENDO SANTOS, SOIS DE LOS NUESTROS!
Ejerciendo de padres o madres,
profesores o sacerdotes, obreros o labradores,
amas de casa o religiosos contemplativos,
niños o ancianos, jóvenes o consagrados,
abuelos o empresarios, pobres o ricos…
luchasteis por hacer de vuestra vida y con vuestra existencia
un canto al amor y a la esperanza.
Por eso bendecimos y festejamos vuestra memoria, hermanos.

¡GRACIAS PORQUE, SIENDO SANTOS, SOIS DE LOS NUESTROS!
Gracias, sí, por haber pertenecido a nuestras familias,
por haber sido de nuestra raza y no extraterrestres,
por haber sido tan humanos como divinos,
por ser fieles hasta el final de vuestros días,
por interceder para que seamos fieles al Señor.
Gracias porque, siendo santos,
nos recordáis que fuisteis como nosotros…, de los nuestros.

¡GRACIAS PORQUE, SIENDO SANTOS, SOIS DE LOS NUESTROS!
Padre, ellos son el mejor testimonio de tu presencia entre nosotros;
con ellos a nuestro lado, seremos capaces de caminar
por los caminos de la santidad.
Y gracias, buen Dios, porque, aunque andemos despistados,
tú también eres de los nuestros para siempre.
Gracias, por nuestros hermanos, Todos los Santos.
Amén.
Isidro Lozano